La empresa, que ha recurrido la sentencia, reclamaba 900.000 euros al Ayuntamiento alegando que no puede explotar el aparcamiento del pabellón herradureño porque no es rentable.

La Herradura tiene un problema –y grande– con el aparcamiento y cualquiera que haya visitado la localidad costera granadina en verano lo sabe de buena tinta. Lo que muchos de sus fieles visitantes no sabrán es que la localidad tiene un parking subterráneo de 400 plazas, en el edificio del pabellón de deportes, terminado desde hace doce años y que sin embargo, nunca se ha llegado a estrenar. La empresa concesionaria alegaba que no podía explotar el aparcamiento por falta de rentabilidad, al no estar urbanizada ni desarrollada la zona que lo rodea y demandó al Ayuntamiento de Almuñécar.

Sin embargo, una sentencia del titular del juzgado Contencioso Administrativo número 3 de Granada, Rafael Rodero, le ha dado la razón al Ayuntamiento de Almuñécar, que, defendido por el letrado granadino Rafael Revelles, esta vez se ha librado de pagar la cantidad de 900.000 euros más las costas que reclamaba la concesionaria.

El Ayuntamiento sacó a concurso público la explotación del parking en el año 2006 y lo adjudicó en 2007 a la empresa Ampark Gestión S. L., que firmó un contrató de concesión por cincuenta años. En 2012, la empresa solicitó al Ayuntamiento que el plazo del contrato comenzara a contar desde 2016 y no desde 2007, por lo que estaría en vigor hasta el año 2066. Una ampliación que aceptó la administración local.

Sin desarrollo

Más tarde, ya en el año 2017, la concesionaria recurrió a los tribunales para intentar resolver el contrato y reclamar al Ayuntamiento que le devolviera el importe de la ejecución de las obras, 900.000 euros. El fundamento esgrimido es que el Ayuntamiento no ha cumplido las previsiones de desarrollo urbanístico que sirvieron como base para el estudio económico en el que se sustentó la concesión.

«La corporación local proyectó un gran desarrollo urbanístico cuyo único vestigio tras más de diez años es un pabellón cubierto dotado de un aparcamiento subterráneo desconectado del núcleo de población, en una zona de cultivos, lo que no permite, dadas las circunstancias actuales, explotación alguna», esgrime la parte demandante, según la sentencia.

La empresa reiteró que la explotación es inviable porque no existe demanda del servicio «y si se prestase lo único que generaría son pérdidas». El parking no solo no ha generado ingresos a la concesionaria «sino que ni siquiera tiene expectativas de recuperar lo invertido. Además no existe licencia municipal de apertura ni de actividad simple y llanamente porque no existe explotación posible».

«Vamos a intentar que se abra el próximo verano»

El Ayuntamiento de Almuñécar confía en que la demanda ganada –a pesar de que la empresa ha recurrido– abra la puerta a que se ponga en servicio el parking del pabellón deportivo. «Vamos a hablar con la empresa, a intentar que lo abran, queremos que esté en servicio para el próximo verano», declara a IDEAL el teniente alcalde de La Herradura Juan José Ruiz Roya. Ese parking cerrado es, en opinión de Ruiz Joya, es una de las herencias de la «nefasta» gestión de Juan Carlos Benavides (PA) «que lo único que hace es dejar pufo y que ha hecho que las arcas municipales tengan que afrontar demandas millonarias». «Seguimos regularizando un tema que se hizo con prisas por las elecciones, echando a los propietarios de sus terrenos y de forma caótica. Hay familias que todavía ni han cobrado», recrimina Ruiz Joya.

Por otro lado, la defensa del Ayuntamiento trató de hacer ver que, después de pedir un retraso del inicio del contrato hasta el año 2016, no era lógico interponer un pleito basándose en la falta de rentabilidad «cuando aún le resta el 99% de la concesión». Además mantuvo que nunca se pactó que el desarrollo urbanístico de la zona del pabellón fuera obligación del Ayuntamiento y que debería haber sido impulsado por la propia empresa o los particulares propietarios de los terrenos que rodean el pabellón.

Finalmente, el juzgado ha dado la razón al Ayuntamiento al entender que la empresa conocía los riesgos antes de firmar el contrato.

La sentencia recuerda también que en los contratos de concesión rige el principio de «riesgo y ventura» del empresario y añade que, a falta de 49 años para su fin, no se puede decir que el contrato no es rentable. Por otro lado, apunta que la empresa está obteniendo «ciertos beneficios económicos» alquilando el parking a embarcaciones.

La batalla judicial no está cerrada ya que la empresa ha recurrido ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía de lo contencioso-administrativo y el Ayuntamiento de Almuñécar se ha opuesto al recurso.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Free WordPress Themes