A principios del verano pasado llegó a nuestro despacho un joven funcionario de la Junta de Andalucía  con una problemática llamativa: fruto del estado de nerviosismo que había sufrido en el procedimiento selectivo de promoción interna de la Administración autonómica en el que había participado, había respondido todas las preguntas del cuestionario sin excepción en las casillas del formulario destinadas a las correcciones. Es decir, en lugar de rellenar en las casillas correctas rellenó sus respuestas en las casillas destinadas sólo a correcciones.

Por tal error cometido y a pesar de las alegaciones formuladas por su parte y de estimar que contaba con casi el 100% de las preguntas correctamente contestadas, la Administración desechó de plano la posibilidad de corregir su examen cercenando así sus posibilidades de promoción. La Junta de Andalucía no valoró su examen porque había rellenado mal todas las respuestas.

Al analizar el caso estimamos que asistía la razón a nuestro cliente y decidimos interponer el recurso y demanda, la cual fue turnada al Juzgado de Sevilla.

Tras la celebración de la correspondiente vista en la que sostuvimos el errado criterio de la Comisión de Valoración excesivamente rigorista, con todos nuestros argumentos jurídicos, jurisprudencia aplicable y precedentes invocados, el Juzgado de Sevilla este mes de febrero ha estimado nuestras pretensiones concretadas a la demanda obligando a la Junta a que finalmente se evalúe el examen realizado por nuestro cliente y se aplique el posterior concurso.

Desde Revelles Abogados animamos a todos los aspirantes a un proceso selectivo a defender sus derechos ante las infracciones operadas por la Administración.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies