Nuestro cliente ejercitó la acción de anulabilidad contractual frente a BANCO POPULAR S.A., al amparo del art. 1261 y siguientes del C.c. y de los artículos 78, 79, 79 bis y 80 de la Ley 24/1988, de 28 de julio del Mercado de Valores, Real Decreto 217/2008 de 15 de febrero y Real decreto legislativo 1/2007 de 16 de noviembre, respecto del contrato de adquisición de bonos subordinados obligatoriamente convertibles en acciones de Banco Popular “B.O.POPULAR CAPITAL CONV. V.2013” y “BO.SUB.CONV.V.11.15”, suscrito por la demandante con la entidad demandada por vicio de consentimiento, declarando la propagación de dicha anulabilidad al resto de documentos suscritos posteriormente, especialmente el canje operado el 25 de noviembre de 2015.

El Juzgado de Primera Instancia nº 4 de Granada, en su Sentencia 129/18 de 15 de octubre, estima íntegramente la demanda, imponiendo las costas judiciales a la entidad de crédito. Melchor Lanzas Viedma, abogado de “Revelles Abogados” consigue así que le devuelvan a nuestro cliente 49.000 euros más intereses. Es especialmente interesante la resolución, dado que clarifica dos cuestiones hasta la fecha debatidas:

1º.- Que la acción ejercitaba no estaba caducada, dado que el “dies a quo” para el ejercicio de la acción de anulabilidad –ex art 1.301 Cc- es el coincidente con la fecha de la conversión de las obligaciones en acciones, que tuvo lugar el 25 de noviembre de 2015; y no como se pretendía de contrario, la fecha de canje obligatorio, que acaeció el 7 de mayo de 2.012. Ello quiere decir que los clientes afectados, bonistas o titulares de tales obligaciones convertibles, pueden emprender las acciones legales correspondientes hasta el 25 de noviembre de 2019, siendo perfectamente viable la recuperación de las cantidades aportadas en este tipo de producto financiero.

2º.- Que es viable la acción, aun cuando el cliente hubiera vendido las acciones en el Mercado Secundario. Se alegaba de contrario la falta de legitimación de la actora, dado que no se podía accionar por nulidad al resultar imposible –por la venta de las acciones- la restitución propia prevenida en el art. 1303 Cc. La demandante, procedió a vender las acciones del Banco Popular meses antes de la “compra” de la entidad por parte del BANCO SANTANDER. Es muy frecuente que los bonistas vendieran las acciones a mediados del 2.016, una vez tuvieron conocimiento del valor –en caída libre- de las mismas. La Sentencia del Juzgado de Instancia de Granada, acudiendo a los arts. 1307 y 1314 CC, argumenta que la venta voluntaria de las acciones objeto del canje obligatorio no puede privar a los adquirentes de su derecho a accionar. Y ello dado que las obligaciones subordinadas V. 2013 salieron del patrimonio de su titular antes del tiempo de la conversión en acciones, al tiempo de su canje por convertibles V.11.15: el 7 de mayo de 2012.

Desde “REVELLES ABOGADOS”, animamos a todos los afectados a que emprendan las acciones legales. correspondientes.Aún están a tiempo de reclamar lo que es suyo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Free WordPress Themes